15. Progresiones de Acordes Diatónicos (1ª parte)

Cuando encadenamos una serie de acordes hablamos de una progresión armónica o progresión de acordes. Si además de eso todos los acordes empleados corresponden a los que salen directamente de la escala mayor (o escala diatónica), hablamos de una progresión diatónica.

La aproximación más directa y sencilla a este concepto es coger cuatro acordes de la tonalidad de Do (12.Acordes de triada en la escala mayor) evitando el séptimo grado, ya que al ser disminuido tiene una sonoridad disonante y tocarlos.

Por ejemplo, los siete acordes de la tonalidad de Do serían: C Dm Em F G Am Bº

Escojo cuatro: C G Am F y los toco, dejándolos sonar, como si cada uno durase un compás entero, y al llegar al último vuelvo a empezar

No tenemos porque empezar por el primero, podemos empezar por cualquiera, aunque repito que de momento es aconsejable evitar el séptimo grado. Por ejemplo Dm G C Am.

Es importante experimentar, notar que combinaciones de acordes nos resultan agradables y cuales tensas o extrañas, y las sensaciones que nos transmiten las sonoridades resultantes. Dependiendo de que tipo de acorde predomine (mayor o menor) y especialmente de cual sea el primero tenderá a sonarnos más alegre en el caso de una sonoridad predominantemente mayor, o triste en el caso de que manden acordes menores.

Vamos a establecer un par de pautas para que podamos empezar a hacer progresiones de acordes con una cierta seguridad.

Lo primero a tener en cuenta es el número de compases. Como norma general en música occidental suelen ser múltiplos de cuatro. Lo más habitual es encontrar estructuras de 4 u 8 compases, aunque perfectamente puede haber estructuras de 16 o 32 e incluso de 12, aunque este último caso está más delimitado al ámbito del blues. Esto no quiere decir que no pueda coger un número diferente de compases para hacer progresiones, pero lo más probable es que nos suene extraño ya que estamos acostumbrados a oír siempre estructuras armónicas con un número de compases múltiplo de cuatro.

Una buena forma de empezar a jugar con esto es con cuatro compases de 4/4 y rellenar cada compás con un acorde. E ir tocándolo, probar a diferentes velocidades y con diferentes rítmicas para ver como afecta eso a la expresión de la progresión armónica.

Antes comentamos que una progresión predominantemente mayor tiende a sonar alegre, pero la velocidad y la expresión que le demos puede hacer cambiar algo dicha sensación. Si cogemos la progresión del ejemplo que puse al principio [|: C | G | Am | F : |] y la tocamos despacio, empleando una rítmica pausada basada en negras y blancas seguirá teniendo esa tendencia alegre, pero al mismo tiempo sonará más melancólico e introspectivo que si toco la misma progresión a 120BPM con una rítmicas cargada de corcheas y semicorcheas, caso en el cuál tenderá a rebosar de alegría.

Otra cosa a tener en cuenta es el ritmo armónico, es la frecuencia con la que se cambia de acordes. Por ahora los ejemplos que hemos hecho han sido a un acorde por compás, pero se puede meter más de un acorde por compás, y al revés, puede haber varios compases con el mismo acorde.

Cuando en un compás se repite lo mismo que en el anterior se emplea este símbolo % para indicarlo. Así si tuviese una progresión en la que el primer acorde durase dos compases tendría esto [|: C | % | F | G : |]

Cuando hay más de un acorde en un compás simplemente se escriben los diferentes acordes dentro del mismo |C Am|. En este caso significaría que cada acorde dura medio compás, si por ejemplo el cambio fuese en el cuarto tiempo de compás se se escribiría así |C//Am| o si quisiéramos que el cambio de acorde fuese en el segundo tiempo se escribiría así |C Am//| es decir, la barra en diagonal “/ ” identifica el número de tiempos que ocupa cada acorde. En el caso de que cada acorde dure medio compás no hace falta usar las barras como ya hemos dicho, pero usándolas sería así |C / Am /|. En realidad a la hora de escribirlo la barra diagonal empleada es más pequeña.

Para empezar a hacer progresiones de acordes lo mejor es comenzar con cuatro compases a un ritmo armónico de un acorde por compás, y ya posteriormente ir haciendo progresiones más largas y jugando con añadir o quitar acordes para cambiar el rítmo armónico.

Otra cosa importante es sacar y tocar las progresiones de acordes de temas que os gusten, es útil para ir desarrollando la intuición de cara a crear y para ir viendo cuales son los movimientos armónicos más habituales.

Tablas y optimizado de imágenes por MetaLGoddesS.

Kike Guridi.

Anuncios
comentarios
  1. Javier dice:

    Muy buena lección, sí señor.

  2. ramon loor dice:

    gran aporte bro!
    (y)

  3. weiler antonio choc rosado dice:

    exelente!!seria bueno queampliaras un poco mas como se escriben los tiempos de los aacordes en las progresiones de un tema… te lo agredeceria bastante saludos!!!

  4. Elisa dice:

    Por fin encuentro lo que busco y explicaciones que se entiendan. Graciassssssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s